Deporte y Tiempo Libre

Patines eléctricos para que nada te detenga en tus desplazamientos

Aunque el futuro no es como nos lo prometió Regreso al ídem, sí que es verdad que en 2018 tenemos cosas tecnológicas que molan. Y no sé a vosotros, pero lo que es a mí, estoy fascinada con los patines eléctricos. Creo que es la pera tener un medio de transporte que te lleva de un lado a otro sin tener que hacer esfuerzo y manteniendo al máximo tu nivel de molonidad.

Sé que la expresión “patín eléctrico” no engloba exactamente a todas las opciones que os traigo hoy pero sí que puede dar una idea aproximada de qué son y para qué se usan: son soluciones de movilidad para una sola persona con autonomía eléctrica y que ocupan poco espacio. Vaya, más pequeñas que una bicicleta y más grandes que unos patines.

Una marca clásica con un diseño impecable

Segway es una de las marcas que llevan años dando “guerra” en lo que a movilidad unipersonal se refiere. Me gusta el Segway One S2 porque parece un aparato a medio camino entre un monociclo y un OVNI.

Tiene dos baterías que funcionan aunque una de ellas no esté y se carga con un cable y un adaptador similares a los de los portátiles. Puede alcanzar unas velocidades de hasta 24 km/h y tiene una autonomía de unos 30 km, por lo que es perfecto para ir y volver del trabajo. Pesa unos 12 kg y tiene unos 43 centímetros de diámetro por el lado más grande.

Patinete con buena relación calidad/precio

Dicen los que han probado el Xiaomi Mi Scooter que este patinete eléctrico va a ser uno de los más vendidos este verano. Tiene un solo botón y está fabricado en aluminio aeroespacial. Al igual que el patín anterior, pesa tan solo 12 kg y tiene una autonomía de 30 km.

La batería se carga en unas cinco horas y siempre se puede controlar cuánta queda mirando los leds del manillar. Además se pliega en un pispás, por lo que va fenomenal para ocultarlo bajo tu mesa si lo has usado para ir a la oficina.

Un hoverboard económico

Los hoverboards son los patinetes de dos ruedas que no llevan manillar. Visualmente nos recuerdan un poco a los monopatines de toda la vida, solo que no tienen nada que ver con ellos ni por uso ni por funcionamiento.

El Evercross Diablo puede ser una buena opción para iniciarte en estos aparatitos porque es bastante más económico que las otras opciones que te enseñamos en este post pero te da una idea muy certera de lo que son los hoverboards. Su peso son 12 kg y tiene unas 2 horas de autonomía. Puedes comprarlo desde 165€ dependiendo de qué color prefieras.

Un hoverboard todoterreno

Si estás buscando un hoverboard que te puedas llevar a la playa, a esa caminata por el campo o simplemente ponerlo a prueba en terrenos difíciles, entonces lo que buscas es un hooboard. El Hooboard de LG asegura que funciona en ciudad y en campo gracias a sus ruedas especiales de goma sólida.

Este modelo pesa solo 14 kg y se maneja a través de una app del móvil. Tiene una autonomía de 15 km y cuesta unos 514€.

Para los que quieren viajar ligeros

Si ya solo de leer los pesos de los patinetes eléctricos te da agujetas, estás de suerte porque existen opciones incluso más ligeras que las anteriores. Es el caso del E-Twow Booster S2, que no llega ni a los 11 kg.

El fabricante señala que tiene entre 20 y 30 km de autonomía y que soporta un peso de hasta 110 kg. Además alcanza unas velocidades de hasta 30 km/h, por lo que es ideal para llegar rápidamente de un punto a otro de la ciudad. Su precio ronda los 620€.